Fotografía de boda
Fotografía de vida
Tenemos que conocernos antes de la boda, ¿qué mejor forma de hacerlo que demostrandoos que prácticamente no vais a saber que estoy a vuestro lado?
Las horas previas a la boda siempre son las más intensas. Ha llegado el día y las prisas se suman a tus emociones y a las de los tuyos.
Todo ha salido bien, los nervios de la boda desaparecen. Delante de las personas que más queréis, por fin estáis los dos juntos de nuevo, ¡Para siempre!
Celebración
Una boda es ante todo una celebración, ¡disfrutadlo! Yo estaré con vosotros hasta el final, ¡para que siempre recordéis la gran fiesta!
Siento debilidad por las fotografías más sencillas, las que en muchas ocasiones nisiquiera parecen fotografías de boda. Son fotografías con grandes historias detrás.
El día de la boda es para disfrutarlo con los vuestros. Otro día después de la boda, con más calma y sin más de cien personas esperándonos, ¡haremos fotografías épicas!
Guardo los recuerdos de vuestra boda. Si me voy a mitad de la celebración el recuerdo quedará un poco cojo. Siempre me quedo hasta el final, ¡Nunca sabes qué puede pasar a última hora
¡Juguetes, pelucas y un estudio de fotografía profesional en plena fiesta! ¿Resultado?
Seré uno más, para vosotros y para los vuestros. En cada boda conozco a gente increíble con la que conecto rápidamente. Siempre me piden que me haga fotografías con ellos, aquí algunas de ellas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR